Jaime Gaviria Productions

El blog de Jaime Gaviria

  • ¿Quieres ser mi amigo / a en Facebook?

    Entrega tu solicitud de amistad en la ventanilla de www.facebook.com/jaime.gaviriafernandez.

  • ¿Quieres contactar en Twitter?

    Puedes encontrarme con @gaviria_jaime.
  • Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Opciones

Archive for 11 noviembre 2012

“Algo que nunca debió pasar”. Juan M. Velázquez. Ediciones Narrativas, 2012.

Posted by Jaime Gaviria en 11/11/2012

Se acaba de publicar un muy interesante libro de Juan M. Velázquez, profesor de derecho internacional en la UPV, titulado “Algo que nunca debió pasar”, y que con el transfondo de una investigación policial, nos retrotrae a un pasado que a muchos nos gustaría no haber vivido: los llamados “años de plomo” del País Vasco.

La novela tiene dos atractivos para los donostiarras que rondamos la cincuentena: por un lado, que la trama se desarrolla en San Sebastián, con lo que todos los lugares donde ocurren los hechos que se narran son reconocibles. Y por otro, que nos transporta a nuestra adolescencia, en aquellos años finales de los 70 y primeros de los 80, rememorando la situación política y social que se vivía entonces en nuestra ciudad: manifestaciones, carreras delante de los “grises”, pelotazos y botes de humo, atentados… Todo ello ha formado parte de nuestras vidas, y los recuerdos se despiertan con la lectura de este libro.

Ramírez, el protagonista, fue policia nacional en San Sebastián en aquellos años, los últimos del franquismo y los primeros de la transición. Las experiencias vividas le han dejado graves marcas: alcoholismo, drogadicción, el divorcio con su mujer, la pérdida de contacto con su hija… Vive solo, con sus recuerdos, en una triste pensión de Madrid. Tras muchas sesiones con gabinetes de psicólogos, ha conseguido enderezar más o menos su vida. Ahora se dedica a realizar investigaciones privadas por su cuenta, y lleva 20 años sin pisar el País Vasco.

Hasta que un día recibe la llamada de Gutiérrez, su compañero de trabajo en la Policía Nacional durante aquellos años, pidiéndole que vuelva a San Sebastián para ayudarle en un caso que le afecta personalmente: la hija de Marisa, la compañera de Gutiérrez   -y antígua amante de Ramírez-  , ha desaparecido, y solo confía en él para encontrarla.

Cuando Ramírez regresa a San Sebastián después de 20 años, muchas cosas han cambiado en la ciudad: edificios nuevos, viales nuevos, los cubos del Kursaal, el cine Astoria, que ya no existe… Pero al bajar del autobús en la plaza de Pío XII, donde es recibido por Gutiérrez, comprueba que hay algo que sigue allí, inmutable, aparentemente ajeno al paso del tiempo: el edificio del Gobierno Civil, en el que ambos trabajaron en aquellos años. Lo que le trae a la memoria sus peores recuerdos. Porque Ramírez no fue un policía más. Él no solo trabajó en la calle o en las oficinas. Él trabajó en los sótanos, donde estaban los calabozos, donde había que hacer hablar a los detenidos. Y eso es algo que no quiere recordar.

También han cambiado las gentes que él conoció: Gutiérrez es ahora el dueño del Kukubiltxo, el puticlub de Zarautz del que ambos fueron clientes, y donde se encontraban con sus confidentes, además de con traficantes de tabaco con los que hacían negocios, o con mercenarios del GAL que esperaban órdenes de “muy arriba” para actuar. Otros compañeros del “cuerpo” también se han quedado a vivir allí: Martínez ha puesto un bar en Intxaurrondo, Maqueda es el encargado del Kukubiltxo, … Y otros viejos conocidos de aquellos tiempos también han cambiado de vida. Como los hermanos Antía, que después de abandonar la organización ETA, se han transformado en prósperos empresarios inmobiliarios. A los que Gutiérrez, ironías del destino,  ha comprado la villa en la que ahora vive con Marisa.

Al final de la novela, y tras aparecer muerta la hija de Marisa, Ramírez localiza a los sospechosos, y consigue saber la verdad de lo ocurrido. Aunque para ello tiene que recurrir a los eficaces métodos que aprendió, en aquellos años, en los siniestros sótanos del Gobierno Civil.

Muy buen libro, que se lee muy facilmente, y que trae a nuestra memoria los recuerdos de unos años terribles, de una realidad en la que vivimos, intentando adaptarnos a ella, a veces mirando para otro lado, asumiéndola como normal, por mero instinto de supervivencia. Y que algún día, con la perspectiva que da el paso del tiempo, acertaremos a comprender en su totalidad. Entonces nos daremos cuenta plenamente  de lo que fue aquella época.

Anuncios

Posted in * ENSAYO Y NOVELA. | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: