Jaime Gaviria Productions

El blog de Jaime Gaviria

  • ¿Quieres ser mi amigo / a en Facebook?

    Entrega tu solicitud de amistad en la ventanilla de www.facebook.com/jaime.gaviriafernandez.

  • ¿Quieres contactar en Twitter?

    Puedes encontrarme con @gaviria_jaime.
  • Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Opciones

Archive for 4 enero 2013

“El hundimiento de la banca”. Iñigo de Barrón. Editorial Catarata, 2012.

Posted by Jaime Gaviria en 04/01/2013

9788483197691En este libro de plena actualidad y muy reciente publicación, el autor hace un análisis detallado de la crisis del sistema financiero español, derivada en gran parte de las políticas de crédito que siguieron muchas entidades en los años del auge de la construcción y del negocio inmobiliario. Pero siendo importante, esta no ha sido la única causa de la enorme crisis bancaria a la que se enfrenta ahora el país, y que va a lastrar su crecimiento económico por muchos años.

Barrón repasa los principales acontecimientos que se han vivido en los últimos años en el sistema bancario español. Sitúa el germen de la crisis en la publicación de la Ley del Suelo de 1998, seguida de la entrada de España en el euro  en 2001 -con el consiguiente abaratamiento de la financiación por la bajada de tipos de interés- . Ambos acontecimientos van a facilitar la creación de una burbuja inmobiliaria, pues el público va a tener unas facilidades de acceso al crédito, a precios muy baratos, que hasta ahora no se habían tenido en España. Al bajar los tipos de interés, los depósitos a plazo dejaron de ser una opción interesante. Y ante el riesgo que supone invertir en renta variable, la única inversión segura era la vivienda, de la que se creía entonces que nunca perdería valor y que siempre se revalorizaría.

Como consecuencia de lo anterior, los bancos se lanzaron a una política expansiva del crédito, asumiendo riesgos excesivos y endeudándose en el exterior, al no ser el ahorro nacional suficiente para financiar la expansión crediticia. El resultado es conocido: a partir de los problemas generados por la crisis “subprime” en EEUU en 2007, y de la deuda soberana en Europa en 2010, la burbuja inmobiliaria española estalla y se lleva por delante a muchas entidades financieras, cebándose sobre todo en las cajas de ahorro, hoy prácticamente desaparecidas y reconvertidas en bancos. Y eso que suponían el 50 % del sistema.

Pero ni la crisis de las hipotecas basura en EEUU ni la crisis griega explican lo ocurrido en España. Hay mucho más. Según información que el autor ha conseguido del servicio de inspección del Banco de España, desde el año 2006 ya se sabía   -y el Ministerio de Economía estaba advertido-   de los problemas de concentración de riesgos y de solvencia de algunas entidades bancarias.  Varios bancos y cajas de ahorro fueron amonestados por los inspectores del Banco de España por las políticas de crecimiento del crédito  que seguían -basado sobre todo en endeudamiento con bancos extranjeros-  , así como de la enorme concentración de créditos en las empresas constructoras. Los que podían cortar a tiempo el problema que se avecinaba no actuaron. Vivíamos en el mejor de los mundos posibles. Ya lo dijo el presidente Zapatero en septiembre de 2008 en Nueva York: “España tiene el sistema financiero más sólido del mundo”. Mayor ridículo, imposible.

El autor señala fundamentalmente a tres culpables de la situación actual. En primer lugar, los políticos, que priorizaron sus intereses partidistas a los nacionales,  y que no vieron venir la crisis a tiempo, o que simplemente negaron que existiera, incluso calificando de antipatriotas a los que advertían de la que se avecinaba. En segundo lugar, el Banco de España   -con especial mención a sus gobernadores Jaime Caruana y  Miguel Angel Fernández Ordóñez-   , que era quien debía haber cortado por lo sano, porque tenía poder para ello,  y no lo hizo. Y en tercer lugar, las cajas de ahorro, manejadas por políticos, que se lanzaron a una política expansiva para la que no estaban preparadas, ni por recursos ni por la capacitación de sus dirigentes.

El caso emblemático de todas las tropelías cometidas en las cajas de ahorro es Bankia, a quien el autor dedica 50 páginas del libro y que recoge todas las malas prácticas de estos años: luchas políticas en el consejo de administración,  crecimiento desbocado del crédito con exposición muy concentrada en el sector de la construcción y en colectivos que luego se han demostrado insolventes   -como los emigrantes- , falta de capacidad de gestión en los órganos de dirección y control de la caja, sueldos exagerados… Y la demostración de que la fusión de varias entidades enfermas  -Bankia es la suma de 7 cajas de ahorro, que estaban a cual peor en el momento de la fusión-  no da por resultado una sana. De los 37.000 millones de euros que España ha debido solicitar a la Unión Europea para sanear el sector bancario, 24.000 millones son para Bankia. Todavía están pendientes de ser juzgados los responsables. El autor califica el caso Bankia como “el crimen perfecto“: hay un cadáver pero nadie es culpable.

Libro muy recomendable para entender lo que está pasando hoy en nuestra economía y nuestro sistema financiero. Eso sí: el que vaya a leerlo, que se prepare para experimentar sentimientos extremos. Desde la risa y la vergüenza ajena  hasta el llanto y la desmoralización, pasando por enormes dosis de cabreo al ver lo que algunos han hecho con el país y cómo han engañado a la población   – como en el caso de las participaciones preferentes -.  Y material hay de sobra: Caja Castilla La Mancha, Cajasur, Caja de Ahorros del Mediterráneo, las cajas gallegas, el banco de Valencia… De paso, visitaremos la geografía española, desde el aeropuerto de Castellón al de Ciudad Real, pasando por Terra Mítica, y conoceremos una amplia cohorte de personajes a cuál más interesante, como el sacerdote Santiago Gómez Sierra en Cajasur o la profesora de ballet Isabel Cambronero en la CAM. No se lo pierdan.

Solo falta esperar que, al menos, los jueces y los fiscales hagan su trabajo y que alguien de “los de arriba” pague los desperfectos. Porque los de siempre, “los de abajo”, la gente de la calle,  vamos a pagar con creces y durante años.

Anuncios

Posted in * LIBROS DE ECONOMIA. | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: