Jaime Gaviria Productions

El blog de Jaime Gaviria

  • ¿Quieres ser mi amigo / a en Facebook?

    Entrega tu solicitud de amistad en la ventanilla de www.facebook.com/jaime.gaviriafernandez.

  • ¿Quieres contactar en Twitter?

    Puedes encontrarme con @gaviria_jaime.
  • Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Opciones

Archive for 25 junio 2015

La donostiarra Inés Gaviria Sastre, premio Diario de Navarra

Posted by Jaime Gaviria en 25/06/2015

Virgilio Sagüés, Inés Gaviria y Mónica Herrero, en el acto de entrega del premio en Diario de Navarra.No era la primera vez que Inés Gaviria Sastre (San Sebastián, 1993) recogía un premio. El pasado febrero, esta joven donostiarra ganó la segunda edición del concurso Jóvenes Periodistas de la revista Vanity Fair. Apenas dos meses después, a finales de abril, recibía otra excelente noticia: el premio Diario de Navarra, que distingue al alumno con mejor expediente académico y mejores prácticas periodísticas, era también para ella.

“En los últimos cuatro años me he descubierto a mí misma y tengo muy claro que mi vocación es el periodismo”, señalaba ayer en Diario de Navarra durante el acto de entrega de este galardón, que recibió de manos de Virgilio Sagüés, presidente del Grupo La Información. El premio consiste en una beca de un año en el Laboratorio de Innovación Periodística de Diario de Navarra.

Recién graduada en Periodismo, Gaviria estuvo arropada por Mónica Herrero, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y Sergi Molas, director de Desarrollo de la facultad. También asistió al acto la directora de Diario de Navarra, Inés Artajo, y el responsable de la Fundación Diario de Navarra, José Ignacio Roldán.

Asimismo, quiso estar junto a la premiada el periodista Javier Marrodán, que le dio clases de redacción. “Él ha sido un referente para mí desde el primer minuto que entré en la facultad”, dijo Gaviria en su discurso de agradecimiento. También dedicó unas palabras a su padre, Jaime Gaviria Fernández. “Al principio no le hacía gracia que estudiase periodismo, pero siempre me ha apoyado”.

El año pasado, esta joven periodista vivió una intensa etapa profesional en Estados Unidos, donde realizó prácticas en diversos medios, como Voice of America, Global Journalist o Newsy, una empresa de noticias de vídeo multiplataforma (web, ipads, tabletas y móvil). El impacto que han tenido los medios digitales en la profesión periodística estuvo ayer muy presente durante la entrega del premio Diario de Navarra. “La necesidad de información está más presente que nunca en nuestra sociedad y hacen falta voces mejor preparadas y cada vez más autorizadas, porque uno de los problemas que tenemos es la saturación informativa, la cantidad de voces”, señaló Mónica Herrero.

En parecidos términos se expresó Virgilio Sagüés, que recordó la necesidad de contar con “profesionales serios que trabajen con rigor, que sean conscientes de que la credibilidad es un valor esencial en esta profesión”. “Son tiempos de verdadero bombardeo de informaciones; de opiniones que corren como la pólvora cargadas de sentido común o cargadas de odio; de noticias contrastadas y de noticias que, en el mejor de los casos, están sin contextualizar y de las que ya nadie sabe dónde tienen su origen”, señaló Sagüés.

Entre diciembre y mayo, Gaviria ha pasados los fines de semana realizando prácticas en Radio Pamplona (Cadena Ser), en concreto para el programa de informativos Hora 14. “He descubierto que también me encanta la radio”, comentaba ayer. En verano dará el salto a la sede madrileña de la cadena. Gaviria ha compatibilizado sus estudios de Periodismo con el International Media Program, un título propio destinado a preparar profesionales de la comunicación con un perfil internacional.

(Publicado en “Diario de Navarra” el 23.6.2015)

Posted in * VARIOS | Leave a Comment »

“El Minotauro global”. Yanis Varoufakis. Ed. Capitan Swing, 2013.

Posted by Jaime Gaviria en 17/06/2015

untitleduntitled

El autor es el mediático ministro de economía griego, encargado de las negociaciones de su país con la Unión Europea para tratar de resolver el problema de la deuda de Grecia con sus acreedores europeos. En el momento de escribir este artículo (mediados de junio 2015) las negociaciones parecen no avanzar y la cosa pinta bastante mal. Ya se habla abiertamente de que Grecia puede abandonar la Unión Monetaria (el efecto “Grexit”) y verse obligada a  volver al dracma, con todo lo que ello conllevaría para el país (devaluación, empobrecimiento, corralito…). Aunque a la Unión Europea también le salpicaría, por mucho que la Merkel diga que no sería para tanto. Ya veremos qué pasa. Yo creo que la sangre no llegará al río, porque a nadie le interesa, pero dejemos que el tiempo nos dé la contestación.

Hay que decir que la primera edición del libro es de 2013, antes de que el gobierno de Siryza (coalición a la que pertenece Varoufakis) llegase al poder en Grecia (febrero 2015). Yo, que no sabía esto cuando compré el libro (1), me temía que la obra de Varoufakis iba a ser un conjunto de excusas de mal pagador para justificar la postura de su país, solicitando impagar parte de la deuda y reestructurar el resto. Pero no es así. De hecho, en toda la obra apenas se hace referencia a la situación griega.

El objetivo del libro no es justificar lo que pasa en Grecia y su pelea con la Unión Europea para reestructurar su deuda. Lo que el autor quiere es que el lector comprenda el funcionamiento de la economía mundial en la actualidad, basándose en los flujos de capitales que se están dando en el Mundo. Para ello recurre a una metáfora, basada en la mitología griega, según la cual el centro financiero del mundo, los EEUU, con su doble déficit crónico (fiscal y comercial),  serían un monstruo al cual habría que entregar unas doncellas para que las devorase, como en el mito del Minotauro. Las doncellas serían los flujos de capital que se dirigen a Wall Street, y el Minotauro sería el mecanismo global de reciclaje de excedentes (MGRE), cuyo funcionamiento es la piedra angular de la teoría de Varoufakis.

Si no se entiende qué es el MGRE, no es posible comprender este trabajo. Y creedme, no es nada fácil. Máxime cuando ya de por sí el mito del Minotauro es complicadillo de entender   -quién enfadó a los Dioses, quién castigó a quién, cómo, y por qué-   . Y como el autor, además de demostrar dominio de la economía   -no en vano es profesor universitario de esta materia-   , conoce bien una  mitología que a nosotros nos pilla un poco lejos, el resultado es un relato mezcla mitológico – económico que no es nada fácil de entender. Después de haberme leído dos veces (sic) el libro, todavía no estoy muy seguro de haber entendido bien a qué le llama “el Minotauro global”.

El resumen del libro –o al menos, lo que yo he entendido-  es el siguiente.

Tras la segunda guerra mundial, los EEUU surgen como la superpotencia económica a nivel mundial. Y, gracias a los acuerdos de la conferencia de Bretton Woods (1944), el dólar pasa a ser la moneda de reserva mundial, respaldada por las reservas de oro de los EEUU. Las demás monedas fijan su precio   -su tipo de cambio-   respecto al patrón del sistema, el dólar USA.  Es el sistema de tipos de cambios fijos que se denominó “patrón oro – dólar”. Con esta base, y siendo los EEUU la potencia económica dominante, se pone en marcha lo que el autor denomina el Plan Global, que viene a ser el dominio de los EEUU sobre la economía mundial a partir de entonces.

El sistema está pensado de forma que los EEUU serán siempre un país excedentario, que reciclará sus excedentes mediante el patrón oro – dólar, y apoyándose en dos países, Alemania y Japón, que son los perdedores de la guerra, y que le van a servir a los EEUU como bases para implantar zonas de dominio económico.

¿Qué ocurre cuando, como consecuencia de los déficits fiscal y comercial generados por la guerra de Vietnam, el presidente Nixon se ve obligado en 1971 a decretar la no convertibilidad del dólar USA? Pues que el Plan Global se viene abajo.  El Plan Global estaba basado en que los EEUU iban a ser siempre una economía excedentaria. Pero ahora la situación es justo la contraria. Los EEUU han generado un enorme déficit fiscal y comercial, y eso hay que financiarlo de alguna manera.

Hasta aquí de acuerdo, y puede decirse que Varoufakis no descubre nada nuevo. Todo lo relativo al nuevo orden económico mundial que surgió tras Bretton Woods en 1944 a mí ya me lo explicaron en la Universidad en los años 80, incluyendo la influencia de la guerra de Vietnam en la no convertibilidad del dólar en oro y el fin del patrón oro – dólar en 1971, pasando por el presidente Nixon y el oro de Fort Knox. ¿Qué hay de nuevo en la teoría de Varoufakis? La afirmación de que los EEUU va a descubrir que, aun siendo una economía con enormes déficits   -justo lo contrario de lo que pensaron que iban a ser-   , pueden seguir dominando el mundo.

¿Cómo? Mediante un nuevo sistema de flujo de capitales que el autor denomina “el Minotauro global”, figura que sustituye al fenecido Plan Global. ¿Y cómo funciona? Mediante la financiación de los déficits de los EEUU por los excedentes de capitales que acuden a Wall Street, atraídos por la seguridad que proporciona la economía norteamericana, y por los nuevos productos financieros que están naciendo en Wall Street. El flujo de capital es el inverso al previsto, pero el resultado es el mismo.

¿Qué ocurre a partir de 2008? Que el Minotauro global muere. El estallido de la crisis, con epicentro en EEUU, y sus derivadas de crisis bancarias y de deuda, provocan que el flujo de capitales se interrumpa. De esta manera, la labor de MGRE que desempeñaba el Minotauro global desaparece. En estos momentos, nadie ha reemplazado ni al Plan Global ni al Minotauro global. Y como, según Varoufakis, los mercados por sí solos son incapaces de efectuar un reciclaje de excedentes, es por eso que la economía mundial no termina de levantar cabeza.  Y la situación que se da en Europa no es más que un reflejo de lo anterior. ¿Qué ocurre en Europa? Pues que no se da un mecanismo de reciclaje de excedentes desde los países ricos a los pobres. Resultado: Grecia, Portugal, España…

¿Hay alguien que pueda reemplazar al Minotauro global? Todos los ojos parecen mirar hacia China. Pero Varoufakis concluye que el gigante asiático todavía no está preparado para  desempeñar esa función. Y que tendrán que ser, de nuevo, los EEUU, quienes “tiren del carro”.

Entre que ya de por sí la comprensión del problema no es sencilla, y que el autor lo complica todavía más con sus metáforas patrias, os advierto que es un libro que no es nada fácil de entender. Por si algo faltase, el estilo del relato despide el mismo tufillo de superioridad intelectual que el autor transmite con su sonrisita irónica.  Solo para valientes.  Yo me lo he leído dos veces y no estoy nada convencido de haberlo comprendido del todo. Pero bueno, se ha intentado. A por otro.

(1): (Fe de erratas: yo no compré el libro, me lo regaló mi hija por el Día del Padre).

Posted in * LIBROS DE ECONOMIA. | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: