Jaime Gaviria Productions

El blog de Jaime Gaviria

  • ¿Quieres ser mi amigo / a en Facebook?

    Entrega tu solicitud de amistad en la ventanilla de www.facebook.com/jaime.gaviriafernandez.

  • ¿Quieres contactar en Twitter?

    Puedes encontrarme con @gaviria_jaime.
  • Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

  • Opciones

Archive for the ‘* INFORMES ECONÓMICOS’ Category

“Informe sobre la crisis financiera y bancaria en España, 2008 – 2014”. Banco de España, mayo de 2017.

Posted by Jaime Gaviria en 22/07/2017

Edificio del Banco de España en la Plaza Cibeles. Madrid.

Para quienes nos gustan estas cosas, el título es atrayente. Un informe de 250 páginas, nada menos que del Banco de España, sobre todo lo que ha ocurrido en el sector financiero español durante la crisis de los años 2008 a 2014, crisis que ha revolucionado totalmente el mapa de la banca en España y el sector financiero en general. ¿A quién, que esté interesado por este tema, no le apetecería leerlo?

Pues si el título es excitante, la decepción que se tiene cuando lo has terminado de leer es mayúscula.

Había oído hablar de este informe, y no precisamente bien, por cierto. Me lo descargué de internet, y tras dos lecturas del mismo, se confirma plenamente la información que me había llegado. El informe es decepcionante, por incompleto. Hay que decir, en su favor, que para aquellos que puedan tener interés en conocer más sobre la crisis financiera, el relato que se presenta es extenso y bien estructurado, y está redactado en un lenguaje muy didáctico   -sólo es críptico cuando le interesa serlo-  y sin recurrir excesivamente a tecnicismos   -aunque es inevitable que lo haga en varias ocasiones-. Explica los orígenes de la crisis en su contexto internacional, las evoluciones de la misma en el período analizado, los cambios en la legislación europea para un mejor control del sector… En eso, perfecto, no hay nada que decir. El informe es muy válido, y si no has leído nada, o poco, sobre la crisis del sector bancario en España, te servirá para situarte muy bien en lo ocurrido.

Entonces, ¿de dónde viene la decepción?

En terminología naval, se denomina “obra viva” de un barco a la parte del casco del buque que está sumergida en el agua. Lo contrario es la “obra muerta”, es decir, la parte del casco del buque que está por encima de la línea de flotación. Cuando el barco navega, la obra muerta es lo que vemos de él, y la obra viva es lo que no vemos.

Pues bien: si la crisis financiera y bancaria habida en España entre 2008 y 2014 fuese un barco, este informe nos describiría su “obra muerta”. O sea, la parte del buque que es visible, la que todos conocemos. Pero el informe nos oculta totalmente la “obra viva” de la crisis del sector. El Banco de España adopta, en este informe, la postura del cronista de la ciudad. Nos cuenta lo que ya todos conocemos por haberlo leído mil veces en los periódicos: la crisis subprime en EEUU, la quiebra de Lehman Brothers, la crisis del euro, Grecia, el ladrillo en España, las cajas de ahorros… Esto es lo que pasó. Y el Banco nos lo cuenta. Él “pasaba por allí” y tomó notas. Con esas notas escribió un informe, y éste es el resultado.

Hasta ahí, muy bien. Lo que pasa es que algunos esperábamos que nos describiese la “obra viva” de la crisis. Ya sabemos QUÉ pasó. Lo que queríamos saber es POR QUÉ pasó. Es decir, dónde estuvo realmente el origen de la crisis, qué condiciones especiales se daban en España para que la mitad del sector financiero español estuviese quebrado   -las cajas de ahorro-, cómo se ha reconvertido realmente dicho sector, y cuándo se va a acabar esto   -porque no se ha terminado, por mucho que nos quieran hacer creer lo contrario-. Y si el Banco de España tuvo alguna responsabilidad en ello.

Miguel Ángel Fernández Ordoñez, gobernador del Banco de España durante el peor período de la crisis bancaria en España.

Pues bien, de todo eso, ni palabra. El informe rezuma autocomplacencia. La sensación que se te queda tras su lectura es que el Banco de España lo hizo todo bien, que inspeccionó todo lo que tenía que inspeccionar, que aplicó todas las normas y directivas europeas que le fueron dictadas, y que incluso lo hizo con más rigor del que se le pedía. No me resisto a reproducir este párrafo, en el que habla de la implantación de las nuevas normas de valoración contable (las NICs) en el año 2002 (pág. 55):

“Las prácticas contables españolas se adaptaron al nuevo marco internacional, si bien se hizo un esfuerzo por mantener los criterios de prudencia que caracterizaban a la regulación española. Así, se mantuvo el tradicional enfoque del Banco de España, conservando ciertos elementos de nuestra práctica contable, que era más estricta”. (1)

O sea, que fuimos más estrictos que lo que Europa pedía en la llevanza de la contabilidad de los bancos y en la valoración de sus activos y pasivos. Y ello, gracias al Banco de España. Pues menos mal…

Lo mismo ocurre cuando habla del mantenimiento de las provisiones contracíclicas en los balances de los bancos españoles (pág. 63):

“…la conclusión es que las provisiones contracíclicas, diseñadas y establecidas solo por el Banco de España entre los supervisores miembros del BCBS (2), en un momento en que a escala internacional no había instrumentos contracíclicos, contribuyeron de forma positiva a que la banca española resistiera mejor los efectos iniciales de la crisis”.

 ¡Gracias, Banco de España! Sin ti, la cosa hubiese sido mucho peor. ¿O no es esa la conclusión que sacaría un profano en el tema?

Y así es todo el informe. Hubo tormenta, pero el Banco de España supo pilotar bien el barco, dando los golpes de timón que fueron necesarios para salvar el oleaje y llevar la singladura a buen puerto, que es donde estamos ahora.

Lo que no dice el informe es lo que ya sabemos los que nos hemos preocupado por leer sobre el tema: que el Banco de España intervino tarde; que el Gobernador Fernández Ordóñez ignoró, por presiones políticas, los avisos que ya desde hacía tiempo le estaban dando los inspectores; que las cajas de ahorro -¡¡la mitad del sistema financiero español!!-  estaban gobernadas, en muchos casos, por gente sin ninguna preparación y que solo obedecían a criterios políticos; y que todos estos desmanes nos están costando a todos un inmenso dineral. Y hablo en presente, no en pasado, porque esto no ha terminado. Todavía nadie es capaz, a fecha de hoy, de calcular el coste de la crisis, ni cuánto de las ayudas públicas a la banca se va a recuperar   -muchas de ellas ya se dan por perdidas- .

Pedro Solbes, ministro de Economía. Se negó a admitir la evidencia de la crisis hasta que los hechos fueron apabullantes.

Es realmente glorioso, y merece la pena leerlo despacio, el párrafo en el que explica cómo se rescató el fenecido Banco de Valencia (pág. 204), porque explica muy bien cómo hemos pagado el pato de la crisis bancaria todos los ciudadanos:

 “…La totalidad de las acciones del Banco de Valencia titularidad del FROB fueron adjudicadas a la entidad CaixaBank. La oferta de CaixaBank consistía en la inyección por el FROB de 4.500 millones de capital en el Banco de Valencia, adicionales a los 998 ya comprometidos (…), previa su venta por 1 €, garantías al comprador por 165 M €, y un EPA que cubriera el 72,5 % de las pérdidas de una cartera de 6.424 millones de €, así como el traspaso de activos a la SAREB y la realización de acciones de gestión de instrumentos híbridos”.

¿Cuál es el significado de este lenguaje críptico?

Traducido a román paladino, quiere decir: que el Banco de Valencia lo compró el Estado (o sea, nosotros, el populacho); que se lo regaló a CaixaBank por 1 €; que previamente a la venta, el Estado (nosotros) inyectó al enfermo -enfermo terminal, por supuesto- 4.500 millones de euros para que pudiese seguir respirando; que le quitaron de encima el “ladrillo” incobrable que tenía, traspasando sus activos dañados al “banco malo” -SAREB-. Y por si no fuese suficiente, que le dieron a CaixaBank un seguro de vida de 6.424 millones de euros (nuestros), para que pudiese pagar los entierros de los cadáveres que surgiesen cuando CaixaBank levantase la alfombra del Banco de Valencia.

También se pueden ver ejemplos de cómo utilizar jeroglíficos egipcios para explicar   -mejor dicho, ocultar-   los esquemas de protección de activos empleados en los rescates de las cajas catalanas y gallegas (págs. 202 y 204). El estilo es el mismo.

¿Y el Banco de España no tuvo nada que ver en todo esto? ¿No tiene inspectores permanentes en todos y cada uno de los bancos y cajas de España? ¿A qué se dedicaban, dónde miraban? ¿Y si hacían su trabajo   -que me consta, por lo que he leído, que sí lo hacían, y que se trata de personal competente-, ¿en qué cajón se guardaron sus informes, y por qué? Pues eso es lo que el informe no cuenta.

Todavía resuenan en mis oídos las palabras del presidente Zapatero, diciendo en Nueva York que España tenía el sistema bancario más sólido del mundo, cuando al menos la mitad del mismo   -las cajas de ahorro- estaba quebrado. No hacen falta comentarios porque es de dar vergüenza ajena.

Voy a terminar, que me estoy extendiendo demasiado. El informe es bueno   -sólo faltaría que no lo fuese, tratándose del Banco de España-. Lo que ocurre es que, en mi opinión, y en la de muchos, por lo que he leído, es incompleto y peca de “autobombo”. En ningún momento admite su responsabilidad en la crisis. Que la tuvo.

A quien quiera investigar más, yo le recomendaría que completase esta información con la que proporcionan otros libros. Los que yo he leído sobre el tema son:

  • BARÓN ARNICHES, I.: “El hundimiento de la banca”. Ed. Catarata, 2012.
  • DE LA TORRE DÍAZ, F.: “¿Hacienda somos todos? Impuestos y fraude en España”. Ed. Debate, 2014.
  • GARCÍA, N. y RUESGA BENITO, S.: “¿Qué ha pasado con la economía española”? Ed. Pirámide, 2014.
  • CASTAÑO, F.: “El despilfarro: la sangría de la España autonómica”. Ed. Espasa, 2011.
  • MIR, S. y CRUZ, G.: “La casta autonómica”. Ed. La esfera de los Libros, 2012.
  • MARTIN ACEÑA, P. y otros: “Las crisis financieras en la España contemporánea”. Ed. Crítica, 2013.

 

 

(1) La implantación de las NICs supuso un cambio fundamental en los principios contables que hasta entonces regían el Plan General de Contabilidad en España, pues se pasó de primar la “prudencia valorativa” a primar la “imagen fiel”. Lo que se pretendía era que los inversores conociesen realmente el valor de un negocio en un momento determinado, y no que sus estados contables se cubriesen a la baja en las valoraciones.
(2) Comité de Supervisión Bancaria de Basilea.

Posted in * INFORMES ECONÓMICOS | Leave a Comment »

“Coste y utilidad de las diputaciones provinciales”. Jaime Castellano y Rafael Rivera. Fundación ¿Hay Derecho? – mayo de 2016.

Posted by Jaime Gaviria en 28/05/2016

En pleno debate electoral cara a las elecciones del 26 – J se ha publicado un estudio muy interesante, presentado por la fundación ¿Hay Derecho?, sobre cuánto cuestan y qué utilidad tienen hoy en día las diputaciones provinciales. Estos organismos de la Administración española, cuyo origen se sitúa en el siglo XIX, están en cuestión, y son varios los partidos políticos que incluyen, en sus programas electorales, la reconversión de las diputaciones, o simple y puramente su desaparición.

En medio de un periodo de tremenda crisis económica en el país   -que, por mucho que nos quieran vender lo contrario, yo creo que no ha terminado-    , es un clamor en la sociedad española la necesidad de reducir los gastos del sector público, y de terminar con el despilfarro de recursos y con su mala gestión. Por lo que el estudio tiene su sentido, y más en este momento.

El trabajo se circunscribe a las 38 diputaciones provinciales de régimen común que actualmente existen en España. Deja fuera a las diputaciones forales vascas y a la navarra, porque sus funciones, sistemas de financiación, y   -muy importante-   la forma de elegir a sus órganos de gestión es totalmente diferente a las de régimen común.  Tampoco se han incluido los cabildos canarios ni los consejos insulares baleares. Hay que aclarar también que, en las comunidades autónomas uniprovinciales   -Asturias, Cantabria, Madrid, Murcia y La Rioja-   no existen diputaciones provinciales puesto que sus funciones las asumen los organismos autonómicos.

En mi opinión, y aunque los autores utilizan palabras prudentes y diplomáticas en las conclusiones de su estudio, éstas son demoledoras y se resumen fácilmente: las diputaciones provinciales de régimen común, hoy en día, no tienen ninguna justificación. Son unas instituciones que, provinientes del siglo XIX, en el que el país era otro en cuanto a su organización territorial y a su distribución poblacional, se han ido haciendo un hueco por sí mismas en la actual organización autonómica de España. Pero sus funciones muchas veces no están claras, otras están duplicadas con las de los organismos autonómicos, y sobre todo, son fuente evidente de mala gestión del dinero público, de nepotismo y de corrupción. Valga el ejemplo de la diputación de Ourense, en la que el diputado general Baltar se ha jactado públicamente de haber “enchufado” en su diputación a más de 100 funcionarios.

Es descorazonador ver cómo hay algunas diputaciones cuya principal función es gestionar su propia deuda y / o sus propios gastos de personal, y cómo en algunas parece que se han instalado verdaderas sagas de dirigentes que se perpetúan en el tiempo   -valga el ejemplo de la diputación de Castellón, en la que la familia Fabra “reina” … ¡desde 1874!-   . Los sistemas de elección de sus órganos distan mucho de ser claros, y el control del gasto que realizan es discutible. Por no hablar de los criterios que utilizan para gastar, terreno donde cada una de ellas hace, literalmente, “de su capa un sayo”.

¿Por qué se mantienen? Como siempre, por falta de voluntad política para hincarle el diente a uno de los problemas de mala organización del Estado. Porque son graneros de votos y de apoyos políticos.

¿Es fácil suprimirlas? No tanto como algunos parecen creer, porque requeriría una modificación de la Constitución   -son organismos reconocidos en ella como parte de la Administración del Estado-   , y además se tendría que garantizar la prestación de  los servicios que dan a los pequeños municipios. Lo cual podría conllevar la fusión de muchos de ellos. Una vez más, hace falta voluntad política.

¿Se ahorraría mucho con su supresión? En cifras globales de una economía como la de España, no es que supongan mucho. Los autores evalúan los ahorros a medio plazo en el entorno de los 1.000 millones de euros (aproximadamente el 0,1 % del PIB nacional). Pero su desaparición no está tanto más que justificada por el ahorro, sino porque son, como demuestra el estudio, una fuente más de mala gestión, de despilfarro y de nepotismo político. De lo cual la sociedad española ya está más que harta.

Os dejo aquí el acceso al estudio por si alguien se anima. Sí que os digo que es un trabajo, en mi opinión, muy bueno, muy didáctico, fácil de entender, y muy clarificador.

http://www.fundacionhayderecho.com/wp-content/uploads/2016/05/FHD_InformeDiputaciones_Vf.pdf

Posted in * INFORMES ECONÓMICOS | Leave a Comment »

Comentarios al programa económico de Podemos (27.11.2014).

Posted by Jaime Gaviria en 29/11/2014

imagesReconozco que no soy de los que se leen los programas de los partidos. Como, por otra parte, la mayoría de los ciudadanos. Pero ante la pujanza que está tomando el fenómeno político llamado Podemos,  la proximidad en 2015 de varios procesos electorales en los que participará esta formación, y el terremoto electoral que vaticinan las encuestas, he hecho el esfuerzo de leer de una tirada las 68 páginas que conforman el programa económico de Podemos. He oído todo tipo de comentarios en tertulias televisivas y radiofónicas sobre lo que propone esta formación para el caso de que llegase al poder (cosa que no oculta que es su objetivo en las próximas elecciones generales), y quería tener opinión propia.

El pasado jueves 27.11.2014, Podemos hizo público su programa económico. Se trata, según dicen, no de un programa definitivo, sino de una “propuesta de debate” redactada por dos economistas a petición de la formación de Pablo Iglesias. Como si Podemos no tuviera nada que ver. Huelga decir que esto no es así. Porque si los economistas que han redactado el documento trabajan a petición de Podemos para que redacten su programa económico, lo que van a hacer   -y han hecho-   es recoger lo que Podemos quiere escuchar y quiere que escuche la sociedad. Así que primera llamada de atención para estar atentos a lo que sigue.

Siempre he pensado que, en el mensaje que, hasta ahora, se conoce de Podemos, hay dos partes. Con la primera, es fácil identificarse y estar de acuerdo en muchas cosas: los motivos de la crisis económica en España. Qué es lo que ha ocurrido, quién ha salido perjudicado   -como siempre, el populacho-   y quién ha salido beneficiado   -en general, los ricos-   . En muchas cosas de las que dice, yo creo que tiene mucha razón. Para ello, recomiendo leer los siguientes puntos del documento:

* “Análisis de la situación económica mundial. Una apuesta ética ineludible” (págs. 20 a 23).

* “Un remedio contra la crisis peor que la enfermedad” (págs. 24 a 27).

* ” El euro” (págs. 30 – 31).

Pero luego viene la segunda parte. Bien, ya sabemos lo que ha pasado y cómo estamos. ¿Y ahora qué? Es decir, ¿qué soluciones propone Podemos para salir de la crisis actual? Pues para saberlo, nada como leer su documento programático, que os podéis descargar de la web de esta formación.

                                                                   http://podemos.info

En mi opinión, se trata de un cóctel en el que se mezclan: bonitas palabras, música que suena bien, afirmaciones bien intencionadas, propuestas contradictorias, soluciones infantiles, sueños irrealizables, promesas imposibles de cumplir    -propias de gente que confunde sus deseos con la realidad-   , ocurrencias, gansadas,  y posturas inquietantes propias de los regímenes comunistas de la Guerra Fría. Una mezcolanza de ideas que, a poco que se analicen a fondo, nos deberían hacer salir corriendo en el caso de que este partido llegase el poder. Cosa que, personalmente, espero que no ocurra nunca, porque si el país ahora está hecho unos zorros, creo que la llegada de Podemos al poder sería la puntilla que nos faltaba para terminar de hundirlo.

Veamos la tarjeta de presentación.

“La prioridad que debe tener un gobierno democrático en España debe ser frenar el deterioro del bienestar de la ciudadanía y mejorar su calidad de vida, poner fin al destrozo de las infraestructuras sociales y económicas que se vienen produciendo en los últimos años y lograr que cambie la tendencia de la marcha de la economía” (pág. 10).

¿Quién no se apuntaría a esto? A mí me parece muy bien. Y lo siguiente, mejor:

“Un primer objetivo del gobierno de Podemos debe ser anteponer el bienestar, la calidad de vida y la búsqueda de la felicidad como primer objetivo en la gobernanza del país (….) (pág. 61).”

La búsqueda de la felicidad. O sea, que vamos a ser como el reino de Bután, en el Himalaya, donde han sustituido el PIB por la FIB (felicidad interior bruta) como medida de la riqueza del país. Infantil. ¿Y cómo lo vamos a lograr? Veámoslo:

Creación de banca pública y bancos ciudadanos de interés público, sujetos a condiciones estrictas, que garanticen su sometimiento al control ciudadano (…) (pág.10).”

A mí, lo del “sometimiento” me da un poco de miedo, porque además, expresiones de este tipo aparecen bastantes veces en el programa. La banca pública se ha demostrado mucho más ineficiente que la privada. Y por cierto, ¿Qué eso de “bancos ciudadanos”? ¿Y quién entre los ciudadanos sabe controlar la banca? Yo no. O como cuando habla de “auditoría ciudadana de la deuda”. ¿Qué es eso? No tiene ningún significado. Brindis al sol.

“Incremento del salario mínimo y establecimiento de máximos en la diferencia entre los salarios más elevados y el salario medio en las empresas, que es España es actualmente de 127 a uno” (pág.12).

Esto, que suena muy bonito, es sencillamente absurdo. Esto solo lo podría lograr un gobierno totalitario, por imposición, en empresas públicas, y sin que existiesen empresas privadas que fuesen alternativas para buscar empleo.  Esta filosofía ya se implantó en los años 60 en el Grupo Mondragón. Al principio funcionó muy bien, pero con el tiempo se tuvo que abandonar.  Por la sencilla razón de que los trabajadores buenos se marchaban a otras empresas donde les pagaban mucho más.

Ley de las 35 horas de jornada semanal máxima…” (pág.12).

Medida aplicada hace años en algunos países europeos y que tuvo que ser abandonada por ineficaz y perjudicial para la economía.

“Alcanzar el pleno empleo debe ser objetivo prioritario del gobierno de Podemos tanto a través del estímulo al sector privado como, cuando ello no sea suficiente, mediante la creación de empleo por parte del Estado, corrigiendo el enorme déficit de infraestructura  social del país a través de la expansión de los servicios públicos del Estado de Bienestar, hoy claramente subfinanciados en España” (pág.12).

O sea, eliminar el paro aumentando la plantilla de funcionarios.

“Establecer un sistema de renta mínima garantizada como derecho subjetivo de todas las personas” (pág. 17)

Es decir, que simplemente por llamarme Jaime tengo derecho a un subsidio estatal. Te acabas de ganar un votante, Pablo. Por cierto, ¿tienes dinero para pagarme? Porque tengo entendido que las arcas del Estado no están muy boyantes.

“Elaboración de una Ley de Vivienda que garantice el ejercicio del derecho constitucional a disfrutar de ella, y que consagre una nueva estrategia estatal en este campo, basada en la plena ocupación y optimización del parque de viviendas existente…(pág. 18)”. 

A mi esto me suena a expropiación de las viviendas vacías. Así que, si tiene usted una segunda residencia y no la usa, no se extrañe que un día abra la puerta y se encuentre a alguien viviendo en ella, porque el Estado se la ha expropiado.

Y de estas hay muchas. Si queréis saberlas todas, por favor, descargaos el programa y las disfrutáis, que mi capacidad de alucinación se agota. Recomiendo la lectura de la política de igualdad de género (pág. 38).

Y no he visto por ningún lado ninguna propuesta tendente a reducir el déficit de las comunidades autónomas ni a mejorar la actual organización territorial del Estado, que es también causa directa de la crisis que padece el país. De eso, ni palabra. Una leve alusión en la pág. 54, pero sin concretar nada.

Y como somos miembros de la Unión Europea, Podemos también le dedica parte de su programa a proponer soluciones que no puede cumplir, porque no dependen de ellos:

“Creación de mecanismos que garanticen la mancomunidad de la deuda y la supervisión efectiva del sistema financiero a escala europea” (pág.45).

Eso de mancomunar la deuda, don Pablo, se llama “eurobonos”. Y supone que los países ricos se hacen corresponsables de la deuda de los pobres. Seguramente hayas oído hablar de una señora llamada Ángela Merkel que ha jurado que no habrá eurobonos mientras ella viva. O sea, que propones algo que es bastante difícil de cumplir,  y que además no depende de ti.

“Propuesta de eliminación de la reforma del artículo 135 de la Constitución”.

En eso le doy toda la razón. Una reforma realizada a todo correr y a escondidas entre Zapatero y Rajoy, que a los ciudadanos nos la ocultaron, y que implica la pérdida del único instrumento macroeconómico que le quedaba al Gobierno, como era el déficit público. Fue una imposición imperial de la Unión Europea a cambio de rescatarnos del abismo al que íbamos a caer. Es la guinda que implicó la pérdida total de la soberanía económica nacional. El problema es que aún debemos dinero a nuestros prestamistas, y esta idea que propone Podemos no les va a gustar.

En cuanto a la deuda del país, opta claramente por su reestructuración:

“La única salida posible a este auténtico círculo vicioso es la reestructuración lo más ordenada posible de la deuda europea y de la española (pág. 57)”

Menos mal que ya se han dado cuenta de que esto no es el Perú de Alan García en los años 80 ni la Argentina del corralito y se han olvidado de la propuesta de impagar, directamente, la deuda externa. Aún así, la palabra “reestructuración” es muy peligrosa, porque reestructurar puede suponer: cambiar los plazos de pago (alargarlos) y / o efectuar una quita de la deuda (como en Argentina). Hacer una quita es impagar una parte de la deuda. Como nuestros acreedores lleguen a sospechar que corren el riesgo de cobrar en cromos del Coyote, como ha ocurrido en Argentina, ya veréis quién nos va a prestar dinero.

Bueno, voy a parar aquí, porque el documento da para mucho, y me voy a mojar un poco.

En cuanto al análisis de porqué hemos llegado aquí, creo que Podemos tiene más razón que un santo y que canta las verdades del barquero. La aparición de Podemos en el panorama político ha tenido la gran virtud de remover de sus asientos a los partidos políticos tradicionales que dominaban la escena (PP, PSOE), y hacerles ver que viene el lobo. Asimismo, ha despertado a una ciudadanía resignada y anestesiada, creando esperanzas de que alguien nuevo, que no está en el sistema ni está manchado por él, pueda arreglar este fiasco. Cada vez me queda más claro que el apoyo popular a Podemos es consecuencia directa de la desesperanza de tantos millones de personas que sufren la crisis, el paro, la bajada de salarios y la falta de expectativas de futuro. Ha sido la vía de escape que se ha encontrado ante un panorama político asfixiante que es incapaz de dar soluciones a la mayoría de los ciudadanos del país.

El problema viene cuando creas ilusión y al mismo tiempo vendes humo, que es lo que yo creo que están haciendo. Y además se aprovechan de lo mismo que hacen los otros: la ignorancia de la gente. ¿Bancos ciudadanos? ¿Auditoría ciudadana de la deuda? ¿Renta básica? Sencillamente, pienso que están haciendo propuestas inaplicables. Si nos fijamos, lo fían todo al crecimiento del sector público y al control del Estado sobre la iniciativa privada. ¿A qué suena eso?

A mi juicio, el programa económico que presenta Podemos es imposible de cumplir. En lo referente a la economía española, porque no hay dinero para financiar el enorme incremento de gasto público que implica. Y en lo referente a Europa, porque propone una serie de medidas que no está en su mano llevarlas a cabo, sino que dependen de terceros mucho más poderosos que nosotros. La gente se está haciendo ilusiones de que Podemos va a cambiar las cosas, pero no se dan cuenta de la inviabilidad de sus propuestas. Quienes apuestan por ellos, a mi modo de ver, lo hacen con el corazón o con las tripas, pero no con la cabeza.

Yo espero que no lleguen a gobernar, porque creo que las consecuencias para el país sería desastrosas. Pero que se metan en el Parlamento y armen bronca quizás no vendrá mal para que muchos espabilen. Eso sí: ojo con Europa. Que en nuestra casa podremos hacer lo que mejor creamos. Pero como eso afecte a la Unión… Cuidadito, que con Europa no se juega. Otra cosa sería (que lo dejan caer en el documento) que se pudiese hacer un frente europeo, uniéndose los países del sur, para plantar cara a Alemania y sus secuaces (los países ricos del norte de Europa) con el fin de mejorar las condiciones del reparto de la riqueza en el continente y reducir las desigualdades que genera el euro. Soy escéptico. Y desde luego, esto es imposible mientras gobierne en España un delegado de la señora Merkel.

Mi solución personal ya sabéis cuál es. Que como esto no tiene arreglo, yo quiero ser francés.  Au revoir.

 

Posted in * INFORMES ECONÓMICOS | Leave a Comment »

“Un sistema de cuentas públicas territorializadas para España”. Angel de la Fuente y otros. Junio 2014.

Posted by Jaime Gaviria en 04/08/2014

 

imagesIX61DNAO

Recientemente (julio de 2014), y después de mucho hacerse de rogar, el Ministerio de Hacienda ha hecho públicas las famosas balanzas fiscales.

Los que sigan un poco el debate político y se interesen por la situación económica nacional enseguida sabrán de qué se trata. Las balanzas fiscales, en abstracto, son un instrumento económico que persigue medir la diferencia entre lo que una región contribuye a los gastos del país y lo que recibe a cambio. Es decir, cuántos impuestos paga mi región (en el caso de España, mi comunidad autónoma) al Estado, y qué servicios o inversiones públicas recibe del Estado. Si recibo más de lo que pago, mi comunidad autónoma tiene superávit fiscal, y en caso contrario, déficit fiscal. Si pago mucho y recibo poco, tendré razón para quejarme. Es lo que dicen los catalanes: España nos roba.

Esto, dicho así, parece bastante sencillo de entender, y debería dar lugar a clarificar el debate político. Y muy concretamente, todo lo que está ocurriendo en Cataluña, tema  de plena actualidad (y lo que te rondaré, morena, a partir de septiembre…). ¿España nos roba? Pues veamos las balanzas fiscales y lo sabremos, ¿no? Pues no.

Quien esto escribe se ha bajado el informe de internet, con toda la ilusión y el interés por conocer su contenido. ¿Qué he entendido? Poco.  Es tal el lío de cuentas, partidas presupuestarias, criterios de contabilización de gastos e ingresos, fórmulas matemáticas y sistemas de cálculo utilizados para intentar homogeneizar datos y poder hacer comparaciones que tengan sentido, que lo más normal es abandonar a la tercera página. Es un informe para especialistas. Punto. Yo no he podido con él.

Puedo prometer y prometo que me lo he leído tres veces. Sí, tres veces. Puedo prometer y prometo que lo tengo trabajado, subrayado, e incluso remarcado con rotulador rojo. Y la pregunta que me hago es: ¿Qué comentario, qué artículo, qué critica, o qué análisis, puede hacerse de algo que es imposible de entender para un ciudadano normal? De los 46 millones de españoles que vivimos en este irrepetible país, ¿cuántos son capaces de entender este informe? ¿Cien, doscientas, como mucho mil personas? No creo que más. Y es una lástima, porque es un estudio que se esperaba con mucha expectación, pero cuyo contenido lo va a entender muy poca gente. Por tanto, es un trabajo que, aunque lo que persigue es aclarar ideas y desmontar argumentos falsos, me temo que no lo va a conseguir, porque no va a ser posible transmitirlo al público, a los votantes   -en suma, al populacho, en el que por supuesto me incluyo-   de forma comprensible.

En cambio, va a ser muy fácil manipularlo y / o descalificarlo. El consejero de Economía de la Generalitat ya ha alzado la voz: ya os lo decíamos, tenemos déficit fiscal, España nos roba. La Comunidad de Madrid también ha puesto el grito en el cielo, pero por lo contrario: este país funciona gracias a nosotros, nuestro déficit es mucho mayor que el catalán y no nos quejamos tanto. Los valencianos han venido a decir que, encima que para nosotros no nos llega, resulta que pagamos de más. Y los vascos, con lo revoltosos que son   -somos-   están calladitos…. ¿por qué? Y la gente se va a quedar con lo que le digan los políticos. Así de triste.

Para poder escribir algo sobre este tema, tengo que hacer abstracción de todas las partidas de ingresos y gastos   -que por cierto, son de 2011, porque es el último año del que hay datos definitivos…- , de todos los modelos y criterios de cálculo que utilizan los autores, de las fórmulas matemáticas, de las reclasificaciones de cobros y pagos, de las competencias autonómicas, de los impuestos especiales, de Ceuta y de Melilla, del cupo vasco, de las ayudas a la minería en Asturias, e intentar centrarme en las ideas generales que he conseguido entender. Que es lo que voy a intentar transmitir en las líneas que siguen. Y para no extenderme, voy a intentar resumir las conclusiones que se pueden obtener del informe en dos o tres grupos de ideas.

Hay un concepto que es fácil de entender. España es un país con regiones más ricas que otras. Por muchos motivos: población, estructura económica, historia… Lo lógico, en un país cohesionado,  es que las regiones más ricas tengan solidaridad con las más pobres, para intentar que todos los ciudadanos tengan un nivel de vida similar, o al menos, disfruten de los mismos servicios públicos, cualquiera que sea el lugar donde viven. Esto es lo que el Estado debe perseguir. ¿Se consigue? Según concluye el informe, no. En España, los ciudadanos reciben más o menos servicios públicos    -en términos más técnicos, la financiación per cápita es mayor o menor-   en función de que vivan en una parte u otra del país. Dicho de otra forma: España no es un país cohesionado. Esto, por supuesto, tiene consecuencias de cara al sentimiento de pertenencia a un proyecto político común.

Por otra parte, el informe insiste mucho en que España es un país con una administración muy descentralizada. Pero que, además, cada autonomía, al tener sus propias competencias, puede graduar el nivel de impuestos en el territorio que administra. De manera que no existe una unidad fiscal en el país. Esto no solo complica los cálculos del modelo que construyen los autores, sino que reincide en la conclusión anterior. Más de lo mismo: según la Constitución, los españoles son iguales ante la ley. Pero según donde vivas eres más igual o menos igual. Por lo menos en cuanto a la ley económica. Hay quien habla de que existen, no autonomías, sino reinos de Taifas. ¿Tienen razón?

Pero quizás lo más sabroso del informe no está en descubrir, como sin duda muchos estaban deseando, si el saldo fiscal de Cataluña es positivo o negativo, para que se aclare la polémica con los catalanes de una santa vez. Mira tú por donde, Patxi, hemos salido al monte a por setas… ¡y hemos encontrado Rolex! Queríamos ver qué pasaba en Cataluña, y… ¡sorpresa!: ¿quién aparece por aquí?

Resulta que las mayores desigualdades de financiación están en las comunidades forales. Esto es: País Vasco y Navarra. Es decir, que a pesar de tener un sistema fiscal diferente al del resto del Estado, aún recaudando ellas la casi totalidad de los impuestos, y pagando únicamente un cupo al Estado por las competencias no transferidas, aún así presentan superávit fiscal. O sea, que están sobre financiadas. Pero a cuenta de los demás.  Y el informe insiste mucho en ello. Las comunidades forales tienen un régimen privilegiado e insolidario, pues parte de la riqueza de la que disfrutan la están pagando las demás comunidades autónomas. Dicho de otra forma: no les llega, con lo que ellas recaudan, para financiar el nivel de vida de sus ciudadanos. Sorprendente, ¿no? ¿A que no nos esperábamos esta conclusión?

El Gobierno Vasco no ha tardado en salir al paso de estas afirmaciones, argumentando que el régimen fiscal foral está previsto en la Constitución, y que por tanto, a nadie se le ocurra tocarlo. Pero… esto tiene consecuencias muy importantes. Si lo que dice el informe es cierto, Cataluña tendría teóricamente razón en pretender separarse del resto del país, en cuanto que paga más de lo que recibe. Pero… ¿y el que recibe más de lo que paga? ¿También haría bien en marcharse? ¿Será casualidad que, en todo este debate, el Gobierno Vasco ni levanta la voz?

El problema de todo esto es que, al no existir una metodología de cálculo aceptada por todos, siempre habrá quien descalifique cualquier informe de acuerdo a lo que le interese. Y yo pregunto…¿tan difícil es ponerse de acuerdo, incluso en esto? ¿Siempre ha de prevalecer el interés regional sobre el nacional? Pues sí, y por el motivo que ya he apuntado antes. Porque España no tiene un proyecto común que englobe a todos los que, de momento, viajan en el mismo tren. ¿Y quién arregla esto? ¿Dónde está un De Gaulle o un Adenauer que sea capaz de liderar un proyecto de nación a futuro? ¿Quién va a ser ese estadista? ¿Rajoy? ¿Sánchez? ¿Pablemos? ¿Cayo Lara con su tractor? No hay tal líder. No existe.

España es el cuadro de Goya que precede a este artículo. No he encontrado metáfora mejor. “Pelea a garrotazos”.

Yo sí tengo la solución. Hay que marcharse de aquí. No hay otra.

En 2 meses, Francia ha sido capaz de cambiar todo su mapa regional, racionalizando su administración pública y reduciendo su enorme gasto. Eso es un proyecto de país, eso es tener sentimiento de pertenencia, y ser capaz de poner por delante el bienestar colectivo al egoísmo de unos pocos. Me dan envidia. Yo quiero ser ciudadano francés. Mi solución es esa. Yo me marcho a Francia. Como en los años 50. Por lo menos, conozco su idioma, me eduqué 12 años con ellos. Por algo se empieza…

Es triste llegar a esta conclusión, pero lo de este país no tiene arreglo. Rajoy ha anunciado recientemente que no va a abordar cambios en la financiación autonómica hasta 2016. ¿Nos extraña que haya gente que se quiera bajar del tren? ¿Nos extraña que surja Podemos?

Y el que tenga valor y ganas, que se descargue el informe y que se lo lea. Aquí está el link. Que lo disfrutéis.

El SCPT (balanzas fiscales)

Posted in * INFORMES ECONÓMICOS | Leave a Comment »

 
A %d blogueros les gusta esto: